Inicio > Newsletter >
MEDIDAS DE APOYO A LOS DEUDORES HIPOTECARIOS Y DE FOMENTO DE LA ACTIVIDAD EMPRESARIAL (RDL 8/2011).

El pasado 7 de julio se publicó en el BOE el Real Decreto Ley 8//2011, de 1 de julio, de medidas de apoyo a los deudores hipotecarios, de control del gasto público y cancelación de deudas con empresas y autónomos contraídas por las entidades locales, de fomento de la actividad empresarial e impulso de la rehabilitación y de simplificación administrativa. Estas nuevas medidas afectan a diversos ámbitos: algunas de ellas parecen un guiño a los indignados (deudores hipotecarios), otras se inscriben en los permanentes intentos de control del gasto y simplificación administrativa, alivio de la morosidad de los entes locales y, cómo no, también hay algunas medidas tributarias, que brevemente glosaremos.

1.- Medidas de apoyo a los deudores hipotecarios: inembargabilidad de los ingresos mínimos familiares.

Una de las medidas más reclamadas por los deudores hipotecarios viene siendo la cancelación de la deuda con la adjudicación del inmueble en caso de impago de la hipoteca, como sucede en algunos países. Sin llegar a este extremo, la medida que se ha aprobado ha sido la inembargabilidad de los ingresos mínimos familiares que resulten de la aplicación de esta nueva medida.

A tal efecto, cuando en un proceso de ejecución hipotecaria el precio de venta de la vivienda habitual hipotecada sea insuficiente para cubrir el crédito garantizado, en la ejecución forzosa posterior basada en la misma deuda, la cantidad inembargable establecida en el art. 607.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil se incrementará en un 50% y además otro 30 % del salario mínimo interprofesional por cada miembro del núcleo familiar que no disponga de ingresos propios regulares, salario o pensión superiores al salario mínimo interprofesional.

2.- Medidas fiscales de fomento de la actividad empresarial.

2.1. IRPF (art. 14 del Real Decreto-ley 8/2011 que modifica el art. 33.4 de LIRPF y añade a la misma una DA 33ª)

Con la finalidad de estimular las inversiones de terceros en proyectos impulsados por emprendedores, favoreciendo la creación de pequeñas y medianas empresas que permitan avanzar en el cambio de modelo productivo y la generación de empleo, se establece un tratamiento fiscal ventajoso en el IRPF para las plusvalías obtenidas como consecuencia de tales inversiones.

A tal efecto, se declaran exentas las ganancias patrimoniales derivadas de la transmisión de acciones o participaciones con valor de adquisición que, en conjunto, no excedan de 25.000 €/año ni de 75.000 €/entidad durante el período que va desde la constitución de la entidad hasta los 3 años siguientes. Requisitos:

Requisitos de la entidad:
  • Forma social: S.A., S.R.L., S.A.L., o S.R.L.L.
  • No cotice.
  • Debe desarrollar una actividad económica. Desde luego, no puede tener como actividad principal la gestión de un patrimonio mobiliario o inmobiliario, en el sentido en que se entiende a efectos del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones e Impuesto sobre el Patrimonio.
  • Debe contar, al menos, con una persona empleada con contrato laboral y a jornada completa.
  • Fondos propios ? ó = 200.000 € en los períodos en los que se adquiera la participación (este requisito se aplica al grupo si forma parte de uno).
  • El contribuyente no puede tener otra relación laboral o mercantil distinta de la de socio.
  • Todos los requisitos, excepto el de Fondos Propios, deben de cumplirse en los años de tenencia de la participación.
  • La entidad habrá de presentar una declaración informativa relativa a requisitos y partícipes.
Requisitos de la adquisición:
  • La adquisición ha de ser a partir del 7 de julio suscribiendo las acciones en la constitución o acudiendo a una ampliación, como máximo, en los 3 años siguientes a la constitución.
  • La participación del contribuyente, junto con su cónyuge y los parientes hasta el tercer grado inclusive, ha de ser ? ó = 40% durante toda la tenencia de la participación.
  • El tiempo de permanencia de la acción o participación en el patrimonio del contribuyente ha de ser de entre 3 y 10 años.
No se aplica la exención en los siguientes casos:
  • Adquisiciones efectuadas con el saldo de la cuenta ahorro-empresa.
  • La entidad realice la misma actividad que se ejercía antes con otra titularidad.
  • No se aplica la exención respecto a los valores que permanezcan en el patrimonio cuando, en el año anterior o posterior, se transmitan valores homogéneos.
  • Cuando la transmisión se realice a una entidad vinculada del contribuyente o de su cónyuge o de los parientes hasta el tercer grado.

3.- Uso de medios telemáticos para la solicitud y obtención de la certificación negativa de denominación.

Facilidades en la constitución de sociedades: El RDL 82011 introduce una nueva medida de agilización del procedimiento de creación de sociedades previsto en el RDL 13/2010, de 3 de diciembre, al ampliar las posibilidades de acceso por vía telemática por parte de cualquier interesado, además del Notario, para obtener la certificación negativa de denominación expedida por el Registro Mercantil Central.

4.- Medidas de fomento de las actuaciones de Rehabilitación de edificios.

El RDL 82011 introduce nuevas medidas de impulso de las actuaciones de rehabilitación, que refuerzan y profundizan los contenidos que sobre esta materia se recogieron en la Ley de Economía Sostenible. Con tal objeto, se delimitan con mayor claridad las actuaciones incluidas dentro del concepto global de rehabilitación, esto es, las actuaciones de conservación, mejora y de regeneración urbana, lo que permite conocer en qué concretas condiciones son exigibles.

Por último, en el marco de las políticas dirigidas a la consecución de un medio urbano más sostenible, el Real Decreto-ley generaliza la inspección técnica de edificios, estableciendo su obligatoriedad y sus requisitos esenciales.

De esta manera, se dota a este instrumento, ya existente en la mayoría de las leyes urbanísticas en vigor, de la uniformidad necesaria para garantizar unos contenidos que ayuden a conseguir la adaptación del parque de viviendas existente a los criterios mínimos de calidad exigidos.