Inicio > Newsletter >
Cuestiones a tener en cuenta como consecuencia de la modificación de los tipos impositivos del IVA

Para la aplicación de este incremento de tipos, es importante tener en cuenta que la fecha que determina el tipo impositivo aplicable a una operación es la fecha del DEVENGO del IVA correspondiente a esa operación.

En general, la fecha del devengo del impuesto se produce con la puesta a disposición en las entregas de bienes, cuando se preste el servicio, cuando sean exigibles las contraprestaciones en las operaciones de tracto sucesivo o en el momento del pago, en caso de pagos anticipados.

Conviene recordar que la mera expedición de factura, si no va acompañada de cobro o no se corresponde con ninguna de las circunstancias señaladas, no dará lugar al devengo del impuesto.

Por lo tanto, para las operaciones cuyo devengo del IVA se produzca antes del 30-08-2012, el tipo impositivo será el 18%, el 8% o el 4%, con independencia de la fecha en que se expida la factura correspondiente o se realice el pago de la operación (salvo supuestos de devengo por pago anticipado). Y para todas las operaciones cuyo devengo se entienda producido desde el 01-09-2012, se les aplicarán los nuevos tipos del 21% y del 10%, o del 4%, según corresponda.

En la práctica, pueden darse situaciones en las que existan ciertas dudas sobre el tipo de IVA que debemos aplicar. A continuación analizaremos sucintamente algunas de ellas.

1-ENTREGAS DE BIENES: el devengo se produce con la puesta a disposición de los bienes con independencia del momento de expedición de factura. (Ver ejemplo en el artículo completo)

2-PRESTACIONES DE SERVICIOS: el devengo se produce cuando se presten, ejecuten o efectúen las operaciones gravadas. (Ver ejemplo en el artículo completo)

3-TRACTO SUCESIVO (arrendamientos, suministros,..) : el IVA se devenga en el momento en que resulte exigible la parte del precio que comprende a cada operación, atendiendo a los términos contractuales. (Ver ejemplo en el artículo completo)

4-PAGO ANTICIPADO: En aquellas operaciones en las que se originen pagos anticipados al hecho imponible, el devengo del impuesto se producirá en el momento del cobro total o parcial por los importes efectivamente percibidos. El tipo impositivo a aplicar en estos casos será el vigente en el momento en que se efectúen los citados pagos. (Ver ejemplo en el artículo completo)

5-MODIFICACION DE LA BASE IMPONIBLE: la rectificación de las cuotas repercutidas de IVA debe efectuarse teniendo en cuenta los tipos impositivos que se aplicaron cuando se produjo el devengo de las operaciones correspondientes de las que traen causa las rectificaciones, y no los tipos vigentes en el momento de la rectificación.

6-CONTRATACION ADMINISTRATIVA: La aplicación de los tipos de IVA en entregas de bienes o prestaciones de servicios a cualquier Ente Público, se regirá por los supuestos que hemos analizado anteriormente, no obstante, la problemática en este supuesto viene dada por la determinación de la base imponible. La ley de IVA establece que cuando los destinatarios de las operaciones sujetas y no exentas de IVA sean Entes Públicos, se entenderá que las propuestas económicas formuladas, aunque hayan sido verbales, han incluido dentro de las mismas el IVA, con independencia de que éste deba repercutirse en la factura posteriormente y como partida independiente. La DGT ya emitió una Circular, la 2/1992, de 22 de enero, en la que se contienen los criterios para la aplicación del IVA en los contratos celebrados con el Estado, cuando se produce una variación en el tipo impositivo, que resultan de aplicación al momento actual.

Según estos criterios, los contratos celebrados con las Administraciones públicas que se encuentren pendientes de ejecución, y respecto de los cuales no se haya devengado el impuesto en el momento de la entrada en vigor de los nuevos tipos, se cumplirán abonando al contratista el precio cierto de los mismos más la cuota del IVA correspondiente al momento en que se devengue el impuesto. Se entiende por precio cierto el de adjudicación minorado en la cuota del IVA calculada al tipo vigente en el momento de la adjudicación del contrato.

En consecuencia, cuando se produce un incremento en los tipos del IVA, no será el contratista el que tenga que asumir el coste correspondiente al mismo, sino que será la Administración contratante la que deba satisfacer las cuotas repercutidas conforme a los tipos de IVA incrementados, manteniéndose invariable la base imponible de la operación. En este sentido, ya se pronunció Dirección General de Tributos, con ocasión de la previa modificación de tipos producida en el ejercicio 2010, en su Consulta V0602-10, de 26 de marzo, y más recientemente en la consulta V0356-12, de 17 de febrero.

No obstante se trata de una opinión por lo que deben consultar con sus Asesores Fiscales

Haz clic aquí para descargar el artículo completo.