Del auditor de cuentas dependen actuaciones delicadas para España